Porque el proceso de lectura ya no es el mismo que hace 20 años hacia atrás, y proponemos recuperarla como proceso transversal lo que nos permite integrar el afuera con el adentro, aprender a leer-nos, a leer-los, a leer-las: transleernos.